Técnicos de montaña linchan a un senderista por guiar a su hijo sin titulación

LA REYERTA SE DESATÓ CUANDO SE SUPO QUE EL SERVICIO SE REALIZABA GRATIS



Los hechos sucedieron el pasado sábado en la Sierra de Orihuela (Alicante), cuando un grupo de Técnicos de Montaña coincidieron con un "supuesto" guía acompañado de un menor. A tenor del aspecto desaliñado y poco profesional de aquel, dedujeron que en absoluto se trataba de un guía de montaña titulado. Según la declaración de F. Navarrete, portavoz del grupo de Técnicos "nosotros nos limitamos a llamarle mamarracho, perroflauta y cosas así, pero el tipo se encaró y confesó que no estaba cobrando por el servicio al tratarse de su hijo.  Ahí fue cuando exploté". Algunos testigos que se encontraban en la zona de la reyerta afirmaron que el grupo de Técnicos en Deportes de Montaña se abalanzó sobre el impostor, asestándole numerosos golpes en la cabeza con sus GPSs de mano.

El hijo del "falso" guía, reconoce haber sido víctima repetidas veces de ese tipo de estafa por parte de su padre "Me pareciera normal salir a la montaña sin seguro, botiquín ni GPS. Quiero ayudar a otras personas a salir de ese pozo".

La Fiscalía pide tres años de cárcel para el falso guía y la retirada de la custodia de su hijo.

J. M. A. tras ser atendido en el hospital de Orihuela


Kilian Jornet acusa a Karl Egloff de haber usado pañales durante el record del Aconcagua


YO TUVE QUE HACER UNA PARADA PARA CAGAR QUE PUDO SER DETERMINANTE


El pasado 19 de febrero conocíamos la noticia de que el atleta suizo-ecuatoriano Karl Egloff dinamitaba el record de Killian Jornet en ascender y descender la cumbre del continente americano. Tan solo 10 días después de este suceso comienzan a surgir las primeras dudas sobre su validez, procedentes precisamente del corredor catalán. Según su opinión, Egloff podría haber usado un pañal para adultos durante todo el ascenso y descenso, evitando con ello las paradas impuestas por sus necesidades fisiológicas.

Las sospechas surgieron a raíz de las declaraciones de Eduardo Silva, un aficionado que recibió al corredor en la meta y que posó junto a él en la foto oficial: "cuando me acerqué a abrazarle me sacudió un fuerte olor a mierda. Era insoportable y me tuve que cubrir la nariz y la boca para evitar las nauseas" declaró Silva.


Eduardo Silva, con un pañuelo que le cubre boca y nariz, posa junto al equipo de Egloff, mientras el entrenador personal cubre los pantalones supuestamente cagados del corredor

Por su parte Kilian Jornet ha reclamado a la federación que exija al corredor suizo-ecuatoriano  la publicación de todo el equipamiento del que hizo uso, al igual que él mismo hizo el pasado mes de diciembre, y añadió que no tendría inconveniente en volver a intentar el record en igualdad de condiciones, es decir, con pañales.